lunes, 18 de noviembre de 2013

Through Truth 2 - Capitulo - 19

CAP 19…
-hola guapa, me extrañaste el fin de semana?- pregunto Jorge acercándose a Martina cuando ella estaba junto a su casillero tomando unas cosas.
Habían pasado 2 semanas, en las cuales día tras día ambos chicos discutían sin parar a cada momento que se encontraban, todos estaban demasiado asombrados, porque antes los veían siempre juntos y ahora no podían pasar junto a ellos sin escuchar miles de insultos por parte de ambos.
Todos creían que estaban dolidos por lo que había pasado, pero la verdad era que Jorge era demasiado feliz con su vida, saliendo y divirtiéndose con sus amigos, que ni siquiera le daba tiempo de pensar en Martina, y comenzaba a pensar que quizá nunca había sido muy enserio su relación y por ese mismo motivo la estaba olvidando.
Ella por otra parte se sentía demasiado bien soltera y peleando con él, le recordaba a los viejos tiempos, cuando todo era tan fácil, ella tenía a sus amigos, evitaba hablar con otras personas que no fueran confiables, estudiaba, iba muy bien en sus calificaciones y no había que preocuparse por mantener una relación.
-pff… a ti? Al rey de las fiestas?- pregunto ella divertida y azoto su casillero.
-así es, sin mi tu vida no tiene diversión.- le dijo Jorge y ella se rio.
-mi vida es feliz con o sin ti, yo soy feliz siempre.- le dijo ella con una sonrisa.
-ah claro! no niegues que mueres por volver a estar conmigo.- le dijo él para molestarla.
-solo lárgate, deja de decir incoherencias porque yo no te necesito para nada.- dijo ella y Jorge sonrió.
-claro! la chica mimada independiente.—dijo él y ella le cerró un ojo.
-tu si sabes, ahora vete.- le dijo nuevamente pero él siguió caminando a su lado.
En esas semanas Martina había logrado darse cuenta de que Jorge se había convertido en lo que ella siempre odio, un idiota falso.
-eres tan falso.- le dijo ella, pensando en voz alta.
-uyuyuy! Porque?- pregunto sin dejar que le importara, la miraba y solo veía a una chica completamente hermosa, pero solo eso, no sentía esas… mariposas en el estomago.
-porque lo eres, con tus aires de grandeza y superioridad. A quien quieres impresionar Blanco? Todas las chicas están loquitas por ti.
-incluyéndote?- pregunto él.
-ja! Por favor. Yo no soy como todas ellas.- dijo ella.
-no, tu eres una aburrida.- dijo él.
-entonces porque no te vas?
-porque eres malditamente sexy y me gusta verte.- le dijo él y ella se rio y giro su cabeza.
-solo vete con tus amigos, antes no tenias tiempo para mí y ahora si?- pregunto la chica y Jorge resoplo.
-como quieras.- le dijo frustrado y se alejo de ella.
Cada que hablaba con ella podía recordar el por qué lo frustraba tanto y como su orgullo era aun mas grande tratándose de ella.

A la salida, Martina se fue a casa de Zac, entraron juntos y vieron que ahí estaban los tios-padres de Zac.
-hola señor y señora efron.- saludo ella educadamente.
-hola linda, como estas?- pregunto la madre de zac.
-muy bien. Y ustedes? No sabía que estarían aquí.- dijo Martina
-ni yo.- agrego Zac algo enfadado y Martina lo miro en forma de regaño.
-Sabíamos que vendrías, y queríamos convivir mas contigo y con nuestro hijo.- dijo el padre de Zac y Martina sonrió.
-por mí, encantada.- dijo ella con educación.
Fueron a la comida, Zac se sentó enfadado, no quería estar con ellos… porque ahora los soportaba menos aun y Martina siempre intentaba convencerlo de darles una oportunidad como padres, pero no podía. Ellos no eran sus padres.
-y dígannos, como van en la escuela?- pregunto la madre de Zac mientras les servía la comida.
-perfectamente bien. Zac subió muchísimo sus calificaciones.- les conto Martina.
-claro, desde que estudio contigo.- le dijo Zac a su amiga con una sonrisa.
-eres un tonto.- le dijo ella riendo.
-Y dinos Martina, tu vives sola o con tus padres?- pregunto el padre de Zac.
-vivía con mi novio, ahora vivo sola.- dijo ella.- desde hace 2 semanas.
-wow, porque?- pregunto la madre de Zac mientras los 4 comían.
-verán… tuvimos problemas y terminamos. Pero estoy mejor sola.- dijo Martina y los padres de Zac se rieron.
-bueno, espero todo se solucione.- le deseó la madre de Zac y Martina sonrio.
-No lo creo, estamos mejor así. Uhmm… y díganme, como van con su trabajo?- pregunto Martina.
-muy bien linda. Algo ocupado. Ser doctores no es sencillo.- dijo la madre de Zac y el chico resoplo.
-Pero debe ser hermoso.- dijo ella con una sonrisa.
Terminaron de comer, se notaba la tensión que había entre Zac con sus padres, Martina ya no quería que fuera así, así que se puso de pie.
-Zac, estudiamos otro día juntos, quiero que hables con tus papas, es decir… son una familia, deben arreglar sus diferencias.- dijo Martina.
-yo no arreglare nada.- dijo el chico y sus padres se miraron.- no son mis padres.
-Zac…- intento decir el padre y el chico lo miro.
-No.
-por favor, solo inténtalo.- le pidió Martina y Zac frunció el seño y resoplo.
-de acuerdo, pero primero te llevo a tu casa.- le dijo a Martina.
-no gracias! Yo puedo irme, mira, a unas cuadras de aquí hay una librería, necesito ir rápido, creo que se llegar. Y luego… pediré un taxi.- le dijo ella.
-estás segura?- pregunto Zac y ella asintió.
-muchas gracias a los 3 por todo, hasta luego.- se despidió con una sonrisa y luego comenzó a salir de la cocina, Zac la acompaño hasta la puerta, se despidieron y luego ella comenzó a caminar por la calle.
Sabia que había una librería por ahí, pero mientras caminaba se dio cuenta de que no había calculado bien la distacia, estaba demasiado lejos.
Llevaba varias cuadras caminando, cuando se dio cuenta de que había un auto negro polarizado que únicamente iba muy despacio pegado a la banqueta siguiéndola y sentía la mirada de alguien sobre ella, frunció en entrecejo y decidió tomar un atajo, entonces cambio de dirección, se metió a una calle cerrada, no había forma de que por ahí pasara el auto, pero justo cuando pensó que lo había perdido, vio como un chico que se le hacía completamente conocido comenzaba a seguirla y no supo qué hacer, la calle estaba cerrada. Ella y su suerte por meterse a callejones sin salida.
-hola linda, me recuerdas?- pregunto el chico y Martina tomo todo su valor y lo miro.
-Ryan.- le dijo ella seriamente.
Ese chico que había conocido cuando fue a una clase de Krav Maga con Jorge, al que Jorge había golpeado por molestarla y que luego se habían dado cuenta de que era el mejor amigo de nada más y nada menos que Tom Felton.
-Ven linda, no intentes hacer nada o todo se podrá peor.- le dijo el amenazándola y ella se rio.
-no me importan tus amenazas.- le dijo ella.
-pero no te gustaría que dañáramos a tu mami? Tu hermano, Ian? La familia de Jorge o tus amigos cierto?- pregunto dejándola sin argumentos así que comenzó a seguirlo.
Sabía que Tom era capaz de dañar a cada una de las personas que les importaba.
-como sabias que estaba aquí?- pregunto ella y Ryan se rio.
-Tom tiene sus contactos. Sabe que están aquí prácticamente desde que llegaron. Que astutos, huir.- le dijo Ryan y ella no respondió nada.
La hizo subir al auto y entonces Ryan saco su celular y comenzó a marcar un número.

No hay comentarios:

Publicar un comentario