martes, 19 de noviembre de 2013

Through Truth 2 - Capitulo - 23

CAP 23
-Blanco! Eres puntual, no lo creía de ti.- le dijo Martina a Jorge cuando el llego a su casa a las 5:00pm.
-oh claro que sí, te lo dije, soy perfecto.- dijo él con su típico amor por el mismo y ella rio.
-enserio eres la persona más engreída del mundo.- le dijo ella y el sonrió.
-a mucha honra.- dijo divertido también.- y caballeroso, que mas quieres?- agrego mientras le abría la puerta del auto.
-quizá me gustaría que fueras irlandés- le dijo ella y Jorge sonrió.
-así que ahora amas a Facu?- pregunto divertido y ella rio.
-de acuerdo, solo bromeaba. Ya cállate y vámonos.- dijo ella y Jorge sonrió y comenzó a conducir.
-tus millones de bolsas de regalos para los niños.- le dijo el al mirarlas todas atrás.
-lo sé, son increíbles esos pequeñuelos.- dijo Martina y Jorge sonrió.
-claro que si.- estuvo el de acuerdo.- y dime, has hablado con… tu mama?
-no… no he hablado con ella, solo con Fran.- le conto ella y Jorge sonrió.
-ah sí? y que dice? Como están todos?
-dice que muy bien. Extrañándonos, obvio.- dijo ella divertida y Jorge rió.
-y yo soy el creído.- dijo el divertido y ella sonrió.
-y tú? no has hablado con tus papas? O Chris… la nana…
-no, con ninguno, estaba pensando en ir a visitarlos estas vacaciones… no se…- comento Jorge y ella sonrió.
-eso sería increíble.
-si quieres puedes venir.- le dijo él y ella sonrió ampliamente.
-me encantaría.- dijo ella sonriendo y en un momento fueron los mismos chicos de siempre, los que hacían todo junto los que se reían, los que se amaban de una forma única.
-perfecto.- dijo el sonriendo y luego ambos suspiraron y miraron al frente.
Cuando llegaron al orfanato, bajaron con las cosas y al llegar, todos los niños corrieron divertidos a saludarlos y ambos chicos comenzaron a entregarles los juguetes y todo lo que les habían llevado y estaban más que emocionados.
Jorge miraba a Martina mientras ella hablaba con todos los niños, y mientras tanto Jorge se recargó contra la pared, hasta que sintió una pequeña niña a su lado y se agacho para estar a su altura.
-hola bonita, que pasa?- pregunto Jorge sonriéndole a lily.
-james me está molestando.
-james te está molestando? Que te dijo?- pregunto Jorge buscando con la mirada a james y al verlo el pequeño sonrió.
-dijo que soy fea. Y que Martina no me quería.- comento lily.
-oh! Y tu amas a Martina?- pregunto Jorge divertido.
-porque ella es muy linda.- comento lily tiernamente y vieron como james se acercaba.- vete!
-no me voy a ir.- le dijo James sacándole la legua y ella hizo una mueca.
-eres un tonto.- dijo Lily molesta y Jorge sonrió divertido.
-a ver chicos. No peleen. James, tu no piensas realmente que lily sea fea, cierto?- pregunto Jorge y vio como James se sonrojaba.
-claro que sí! es fea.- dijo y lily hizo carita triste.
-james…-lo regaño Jorge y James suspiro.
-quizá no. Pero es fastidiosa.
-james, lo que pasa es que lily te gusta y no sabes cómo demostrárselo. Y lily, no le creas todo lo que dice, james es muy bromista.
-y es un presumido. Siempre cree que es muy guapo.- comento lily.
-y a quien se parecerá?- pregunto Martina acercándose a ellos.- lo siento, escuche su conversación, soy entrometida.
-Martina! Verdad que si me quieres?- pregunto Lily.
-si claro que sí, y Jorge tiene razón, no peleen chicos. Ahora ambos discúlpense. No son mejores amigos?
-lo siento lily, creo que eres muy bonita.- comento James y Lily se sonrojo y sonrió.
-lo siento James, tu eres, guapo. Pero deja de molestar!
-es que es divertido que te enojes.- comenzó a decir james y ambos se alejaron de ahí platicando.
-wow, amor de pequeños. Y tú que eres un completo consejero.- le dijo ella divertida.
-oh si, de mucha ayuda fui.- dijo sarcástico.- no sé como lo haces, les dices algo y lo hacen.
-Porque soy perfecta Jorge.- dijo ella bromeando y él se rio.
-oh si, la chica mimada.- dijo el sonriendo.- ya terminaste de hablar con todos?
-si, lo hice. Ahora nadie me hace caso por sus juguetes.- le dijo Martina y Jorge sonrió.
-es que los juguetes son más interesantes que tu.- dijo el molestándola.
-creo que james no es el único enfadoso.- dijo Martina y Jorge sonrio.
-creo que no.- acepto Jorge.- sabes, deberíamos volver otro día, cuando no estén ocupados jugando.
-buen punto, solo… hay que despedirnos.- dijo Martina
Y eso hicieron, se despidieron de los niños y después salieron juntos y fueron en el auto.
Jorge solo quería llevarla a cenar o a algún otro lugar, pero se sentía nervioso, no sabía cómo decirle… que tal si ella pensaba que era un desesperado por estar con ella? tenía que ser mas paciente. Así que como ella lo pidió, fueron a su casa.
-nos vemos mañana Jorge, gracias.- dijo ella y el sonrió y moría por besarla, acercarse a ella y besarla, pero lo resistió.
-buenas noches Martina. Descansa. Hasta mañana.- dijo él y ella bajo de el auto.
Y mientras Martina entraba a su casa, únicamente esperaba que Jorge siguiera así, tan simple como siempre. Como cuando se había enamorado de el tan profundamente.



-vamos Martina! Debes ir!.- le dijo Zac a Martina mientras salían de la universidad al día siguiente.
-Zac no pienso ir! Es decir, debo estudiar!
-no, no debes! Debes divertirte! Anda! Hemos estudiado mucho, más de lo que he estudiado en toda mi vida.- le dijo Zac y ella se rio.
-crees que me gusta mucho l idea de estudiar? Pero es indispensable. No zachary, no quiero ir…- le dijo ella y el chico la detuvo.
-mira, solo es para celebrar la victoria del equipo! Ni siquiera ira mucha gente…- le dijo Zac y ella suspiro.
-lo pensare de acuerdo? Tengo 3 días para decidir.- dijo ella y zac sonrió victorioso.
-perfecto! Sera genial, te hace falta!- le dijo Zac y ella rio.
-eres un idiota.- dijo ella a su amigo.
Pero si a Zac lo hacía feliz que ella fuera a una fiesta para celebrar que el equipo de basketball había ganado, entonces ella intentaría hacerlo…
Martina vio a Jorge recargado en su auto y ella le sonrió, perdiendo momentáneamente lo que Zac estaba diciendo sobre la fiesta a la que daba por hecho que irían.
-un segundo Zac, tengo que …
-ir con él? Entiendo. Bueno, nos vemos mañana.- le dijo él con una sonrisa, que ella le devolvió igualmente. Amaba tener un mejor amigo como Zac. Siempre comprensivo.
Martina camino hasta Jorge y ambos sonrieron.
-hola extraño.- le dijo ella.
-hola desconocida. ¿Qué haces por estos lugares tan sola?- pregunto él y ella rio.
-eres un idiota Jorge. Oye, hoy no podremos ir a hacer ninguna obra de caridad. Además ya superamos el número de visitas que ocupábamos hacer en todo el semestre!.- dijo ella divertida y Jorge rio.
-lo sé, tu lo haces mas por gusto que por compromiso con la escuela.- dijo Jorge y ella asintió divertida.
-y seguiremos haciéndolo! Pero… hoy enserio estudiare, tengo millones de cosas que aprender. Y como el fin de semana me enseñaras futbol y quizá el viernes iré a una tonta fiesta…
-la que es en casa de tu amigo zac? Creo que todo el mundo ira. Enserio.- dijo Jorge divertido.
-tu iras?- pregunto ella.
-oh claro! seguramente yo, llegando a casa de tu mejor amigo que me odia.- dijo Jorge divertido y ella rio.
-zac no diría nada. Puedes decir… que te invite.- dijo ella con una sonrisa y Jorge suspiro.
-Bueno, me gustaría ir contigo.- dijo el sonriendo y acaricio dulcemente la mejilla de Martina y luego bajo la mano.- pero no puedo ser tan cínico.
-entiendo. Y además, supongo que los patanes no irán cierto?- pregunto Martina divertida.
-con patanes te refieres a mí y a mis amigos?- pregunto el divertido.
-oh si! tu si sabes.- dijo ella sonriendo.
-así que ahora me juzgas sin conocerme?- pregunto el
-finges que no nos conocemos solo cuando te conviene, eres un completo idiota.- dijo ella sonriendo.
-¿Qué? ¿Quién es la que siempre dice “apenas y nos conocemos”- dijo Jorge imitando la voz de Martina.
-no sabes imitar mi voz. Sigues sin saber hacerlo.
-y sigo odiando tu risa.- dijo Jorge en forma de broma, recordando que siempre le decía que su risa era el sonido más fastidioso, en aquellos tiempos en que no la soportaba.
-ah sí? me reiré todo el día.- dijo ella igual que antes lo hacía y comenzó a reír, y sintió como Jorge ponía un dedo sobre sus labios.
-sabes que amo tu risa.- dijo el sonriendo.
-oh que amable! Bueno, engreído, me voy. Nos vemos mañana.- dijo ella sonriendo y el la tomo de la mano antes, tenía que invitarla a salir… tenía que hacerlo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario