jueves, 12 de diciembre de 2013

Nuestro Amor Esta Oculto - Capitulo - 58


Comencé a sentirme helada, mis labios estaban secos y mi respiración agitada. Comencé a dar vueltas por toda la habitación, desesperada. Entonces note que algo descansaba en el suelo… un celular. Nuevamente James me había ayudado.

Mis manos temblaban demasiado pero aun así logre apretar los números correctos.
― ¿Hola? ― Era Brandon
― Brandon… ¿estás con León? ― Mi voz temblaba
― Habla más fuerte, vamos en carretera y el aire hace que no te escuche muy bien― Había subido el tono de voz― ¿Dónde estás Violetta?
¿En la carretera?  Repetí en mi cabeza. <<No, no, no ellos no podían estar en la carretera… era demasiado peligroso>>
― Brandon, no importa en donde estoy, escúchame, dile a León que los frenos del coche no sirven― Dije con un tono de voz más elevado
― De nuevo no logro escucharte bien. Espera, León quiere hablar contigo― Se escucho el cambio― Violetta, ¿dónde estás? ― Sonaba preocupado
― León frena el coche― Atropelle las palabras. Pude escuchar como León lanzaba una maldición― ¿Qué ocurre?
― Los frenos no responden― Dijo en un susurro― Maldición ¡los frenos no responden!
― Usa el freno de mano― Mis ojos comenzaban a llenarse de lagrimas―
― Es inútil, voy a una velocidad muy alta― Su voz era grave
― Inténtalo― Se escucho como Brandon decía algo y como las llantas re patinaban… luego escuche como el teléfono anunciaba que la llamada había terminado

Deje caer el celular y de inmediato las lagrimas comenzaron a resbalar por mis mejillas. La habitación se fue llenando con mis sollozos y con el ruido que resultaba de mi mano golpeando el colchón de la cama. Comencé a sentirme débil y camine hasta la puerta
― ¡Karla ábreme! ― Grite sin preocuparme por ocultar mis sollozos― Te ordeno que abras la puerta en este mismo instante.
Después de un minuto escuche como alguien introducía la llave y la puerta se abría. Sin pensarlo tire de la perilla para abrirla. Apenas di el primer paso choque contra James.
― León ha sufrido un accidente― Seguía llorando― Debo verlo, debo verlo

James me tomo por los brazos y me levanto del suelo. Yo pataleaba para zafarme pero no lo conseguía. Entonces sentí mi espalda chocar contra la cama.

― ¿Cómo lo sabes? ― Karla se inclino sobre mí y me tomo de la cara para mirarme directo a los ojos.
― Lo llame― Respondí sin importarme que ella lo supiera―
Karla llevo ambas manos a los bolsillos de su chaqueta y luego maldijo. Escaneo la cama y vio el celular… el cual resulto ser de ella. Después de todo, James no me había ayudado, todo esto había sido un descuido de Karla.
Mi vista comenzó a hacerse nublosa.
―Debes calmarte, recuerda que estas embarazada― Dijo James con voz suave y tomándome por las muñecas― Relájate
― ¡Cállate Violetta! ― Karla puso su mano sobre mi boca y yo la mire fijamente― Escucha con atención. Si es verdad que a León le ha pasado algo investigare en que hospital esta, tal vez ha corrido con suerte y esta…vivo― Esta vez Karla si parecía estar asustada
Yo contuve los sollozos por un momento y aparte su mano de mi boca
― Si tú me dejas ver a León, prometo que firmare tu contrato― Dije rápidamente.
Ambos, James y ella, abrieron sus ojos como dos platos
― Te llevare al hospital a que lo veas… si no ha sufrido una lesión grave firmaras el contrato y yo me quedare con él. Tú le pedirás el divorcio, si no cumples…
― Cumpliré― Dije sin pensar― Pero por favor investiga ahora mismo si… si León ha sufrido un accidente

Ella me miro detenidamente durante algunos segundos y entonces me tendió el celular.

― Marca el número de tu casa, si A León le ha pasado algo ellos ya deben saberlo. Los paramédicos o policía de inmediato se ponen en contacto con la familia.
Marque el número y después de que timbro cuatro veces contestó Kandall. Sollozando.
― Kendall, ¿y León? ― Me reincorporé en la cama
― ¡Violetta! ¿Dónde te has metido estos dos días? Todos te hemos estado buscando
― Lo sé pero escúchame eso no es importante… quiero hablar con León
― León acaba de sufrir un accidente― Sollozo― Hace un par de minutos llamaron de un hospital, mamá y yo estábamos saliendo cuando el teléfono timbro.
― Dame el nombre del hospital, por favor― Dije temblando
Ella me lo dio y me explico cómo llegar. Comenzó a reprocharme  infinidad de cosas, empezando por el hecho de que desaparecí, pero no podía decirle lo que en realidad pasaba pues Karla mantenía su vista fija en mi, y si quería ver a león , lo mejor sería seguir las ordenes de ella.
― Hay otra cosa que debes saber― Kendall hizo una pausa― Tu hermano Brandon está un poco más grave que León
Cuando pensé que mi corazón no podía partirse en más pedazos, sentí uno más desprenderse.
― Gracias por la información, Kell― Estruje el teléfono con mi mano― Nos vemos en el hospital
Finalice la llamada y de inmediato le dije el nombre del hospital a Karla. Los tres bajamos rápidamente y antes de salir entramos a la biblioteca.
― Ya sabes que hacer― Karla tendió la carpeta amarilla― Firma

Saque el documento y ni siquiera lo leí. En este momento solo me importaba ver a León y a mi hermano Brandon. Pase una a una las hojas hasta llegar a la última. Donde puse mi firma. Ya no había marcha atrás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario