domingo, 21 de diciembre de 2014

A Beautiful Wedding - Capitulo 7

Capitulo 7

"Atrapado"

Jorge:

Me sequé, me cepillé los dientes, y me deslicé en una camiseta y pantalones cortos, y luego mis Supra. Listo. Maldita sea, que bueno era ser un hombre. No podía imaginar tener que secarme el cabello durante media hora, y luego estirarlo con cualquier plancha caliente que pudiera encontrar, después pasar quince o veinte minutos maquillándome para finalmente tener que vestirme. Llaves. Billetera. Teléfono. Salir. Tini había dicho que estaría en las tiendas de la primera planta, pero dijo claramente que no nos podíamos ver antes de la boda. Así que fui por un trago.

Incluso cuando se tiene prisa, si las fuentes Bellagio están bailando con la música, es antiamericano no detenerse y mirarlas. Encendí un cigarrillo y le di una calada, apoyando los brazos en una gran cornisa de concreto que se alineaban en la plataforma de observación. Mire el agua y recordé la última vez que estuve aquí, de pie con Xabiani, mientras Tini eficientemente pateaba los culos de cuatro o cinco veteranos del póquer.

Xabiani. Demonios, estaba tan feliz de que no fuera a esa pelea. Si lo hubiera perdido, o si él hubiera perdido a América, no estoy seguro de que Tini y yo estuviéramos aquí hoy. Una pérdida como esa cambiaría toda la dinámica de nuestras amistades. Xabiani no podía estar con Tini y conmigo sin Mechi, y Mechi no podía estar cerca de nosotros sin Xabi. Tini no podía estar lejos de Mechi. Si ellos no hubieran decidido quedarse con sus padres durante las vacaciones de primavera, yo podría estar sufriendo la pérdida de Xabi en lugar de preparar nuestra boda. Pensar en llamar al tío Jack y a la tía Deana con la noticia de la muerte de su único hijo, hicieron que un largo escalofrío corriera por mi espalda.

Negué con mi cabeza, alejando esos pensamientos mientras recordaba el momento antes de llamar a papá, de pie delante de Keaton, el humo saliendo por las ventanas. Algunos de los bomberos sostenían una manguera para verter agua en el interior, otros estaban sacando a los sobrevivientes. Recordé lo que se sentía, sabiendo que iba a tener que decirle a mi padre que Trent había desaparecido y que probablemente estaba muerto. Cómo mi hermano había corrido por el camino equivocado en la confusión, y Tini y yo estábamos ahí afuera sin él.
El pensamiento de lo que eso le habría hecho a mi papá, me hizo sentir mal del estómago. Mi padre era el hombre más fuerte que conocía, pero no podría soportar la pérdida de ninguna otra persona.

Mi padre y Jack encendieron nuestro pueblo cuando estaban en la secundaria. Fueron la primera generación de hermanos Blanco  patea traseros.
Cuando eran estudiantes universitarios, los lugareños iniciaban las peleas o eran rescatados de ellas. Jim y Jack Blnco nunca experimentaron lo segundo, e incluso conocieron y se casaron con las dos únicas chicas de su universidad que podían manejarlos: Deana y Diane Hempfling. Sí, hermanas, haciendo de Blanco y de mí, dobles primos. Probablemente fue bueno que Jack y Deana se detuvieran en uno, no como mamá teniendo cinco niños revoltosos. Estadísticamente, nuestra familia debió tener una chica, aunque no estoy seguro de que el mundo pueda manejar una chica Blanco. ¿Todas las peleas y la ira, además de los estrógenos?
Todo el mundo moriría.
Cuando nació Xabiani, el tío Jack sentó cabeza. Xabiani era un Blanco, pero había heredado el temperamento de su madre. Thomas, Tyler, Taylor, Trenton y yo, teníamos el fusible echando chispas como mi padre, pero Xabi era calmado. Éramos los mejores amigos. Era un hermano que vivía en una casa diferente. Él casi lo era, pero se parecía más a Thomas que el resto de nosotros.

Todos compartíamos el mismo ADN.

La fuente se apagó y me alejé, viendo el letrero de Crystals. Si pudiera entrar y salir de allí rápido, tal vez Tini todavía estaba en las tiendas de Bellagio y no me vería.
Aceleré el paso, esquivando a los turistas extremadamente borrachos y cansados. Un corto viaje en las escaleras mecánicas y una puerta después, estaba en el interior del centro comercial. Tenía rectángulos de cristal desplegando tornados coloridos en el agua, tiendas lujosas, y la misma gama impar de personas. Familias a strippers. Sólo en Las Vegas.
Entre y salí de unas tiendas sin suerte, y luego caminé hasta que llegué a una tienda de Tom Ford. En diez minutos, me había encontrado y probado un traje gris perfecto, pero tuve problemas para encontrar una corbata adecuada. 

—A la mierda —dije, tomando el traje y una camisa blanca de botones ¿Quién dijo que el novio tenía que usar una corbata?

Al salir del centro comercial, vi un par de Supra negros en la ventana.
Entré, pregunté por mi tamaño, me los probé, y sonreí. 

—Me quedo con ellos —le dije a la mujer ayudándome. Me sonrió, con una mirada en sus ojos que podría haberme calentado hace seis meses. Cuando una mujer te miraba de esa forma significaba que cualquier intento de meterte en sus pantalones se habría hecho mil veces más fácil. Esa mirada significaba: llévame a casa.

—Una gran elección —dijo con una voz suave, insinuante. Su pelo oscuro era largo, grueso y brillante. Probablemente a la mitad de su metro cincuenta. Era una sofisticada belleza asiática, envuelta en un apretado vestido y tacones altísimos. Sus ojos eran agudos, calculadores. Era exactamente el tipo de desafío que a mi viejo yo le hubiera encantado tomar—. ¿Te quedas en Las Vegas mucho tiempo?
—Unos pocos días.
—¿Esta es tu primera vez aquí?
—La segunda.
—¡Oh! Estaba por ofrecerme a enseñarte los alrededores.
—Voy a casarme con estos zapatos en un par de horas.

Mi respuesta apagó el deseo en sus ojos, y sonrió amablemente, pero claramente había perdido el interés. —Felicitaciones.
—Gracias —le dije, tomando mi recibo y la bolsa con la caja de zapatos en el interior.

Me fui, sintiéndome mucho mejor conmigo mismo de lo que habría estado si este fuera un viaje de chicos y la hubiera llevado a mi habitación. Yo no sabía sobre el amor en aquel entonces. Era tan jodidamente fantástico ir a casa con Tini cada noche, y ver la mirada acogedora y amorosa de sus ojos. Nada era mejor que encontrar nuevas ideas para enamorarla de mí de nuevo. Ya viví esa mierda, y esto era mucho, mucho más satisfactorio.

Una hora después de salir del Bellagio, había recogido un traje y una banda de oro para Tini, y estaba de vuelta donde empecé, en nuestra habitación de hotel. Me senté en el borde de la cama y agarré el control remoto, presionando el botón de encender. Una escena familiar iluminó la pantalla. Era Keaton, rodeada de cinta amarilla y todavía humeante. El ladrillo alrededor de las ventanas estaba carbonizado, y el terreno circundante se saturó de agua.

El periodista entrevistaba a una chica llorosa, describiendo cómo su compañera de cuarto no había regresado al dormitorio, y seguía esperando para saber si su amiga estaba entre los muertos. No pude aguantar más. Me cubrí la cara con las manos y apoyé los codos en las rodillas. Mi cuerpo temblaba mientras lloraba a mis amigos y a toda la gente que había perdido la vida, mientras pedía perdón una y otra vez por ser la razón por la que estaban allí, y por ser un jodido bastardo y escoger a Tini en lugar de regresar ahí. Cuando no podía llorar más, decidí tomar un baño, estuve un largo rato de pie bajo el agua humeante hasta que alcance el estado de ánimo que Tini necesitaba.

Ella no quería verme hasta minutos antes de la boda, así que saqué esos pensamientos de mi cabeza, me vestí, me perfumé y salí. Antes de cerrar, miré por un rato la habitación. Cuando volviera no sería solo Jorge, sería el esposo de Tini. Eso era lo único que hacía todo un poco más soportable. Mi corazón empezó a latir con fuerza. El resto de mi vida estaba a solo dos horas.

El ascensor se abrió, y seguí caminando por el pasillo que atravesaba el casino. El traje me hacía sentir como un millón de dólares, y la gente me miraba, preguntándose a donde iba el gilipollas de buen aspecto y Supra. Cuando estaba a mitad de camino, vi a una mujer sentada en el piso con bolsas de compras, llorando en su celular. Me detuve en seco. Era Tini.
Instintivamente, di un paso a un lado, medio escondido tras una fila de máquinas tragamonedas. Con la música, el pitido, y la charla, no podía oír lo que estaba diciendo, pero me heló la sangre. ¿Por qué lloraba? ¿Con quién estaba llorando? ¿No quería casarse conmigo? ¿Debía enfrentarla? ¿Debería caminar hacia ella y que fuera lo que Dios quisiera?

Tini se levantó del suelo, luchando con sus bolsas. Todo en mí quería correr hacia ella y ayudarla, pero tenía miedo. Estaba jodidamente aterrorizado de que si me acercaba a ella en ese momento, me diría la verdad, y tenía miedo de escucharla. El bastardo egoísta en mí se hizo cargo, y me quede allí de pie, mientras se iba.

Una vez que estuvo fuera de mi vista, me senté en el taburete de una máquina tragamonedas. Saqué un cigarrillo, la punta chisporroteó antes que brillara en rojo mientras le daba una larga calada. ¿Qué iba a hacer si Tini cambiaba de opinión? ¿Podríamos volver de algo así? Independientemente de la respuesta, iba a tener que encontrar una forma de hacerlo. Incluso si ella no podía seguir adelante con la boda, no podía perderla.

Me senté allí por un largo tiempo, fumando, deslizando billetes de un dólar en la máquina, mientras una camarera me traía bebidas gratis. Después del cuarto trago, la despedí con un gesto. Emborracharme antes de la boda no resolvería nada. Tal vez por eso Tini estaba reconsiderándolo. Amarla no era suficiente.

Necesitaba madurar de una puta vez, conseguir un trabajo de verdad, dejar de beber, pelear, y controlar mi maldita ira. Me senté solo en el casino, en silencio y prometí que ahora lo haría mejor, y comenzaría en ese momento.
Tomé mi teléfono. A sólo una hora de la boda. Le envié un mensaje a Tini, preocupado de lo que podría responder.

‘Te extraño.’





Pobre de Jorge

Jany

No hay comentarios:

Publicar un comentario