lunes, 1 de diciembre de 2014

El Niñero 2 - Capitulo 14

Capítulo 14



—Yo...yo le dije que no lo interrumpiera pero "esta" no hizo caso —Jorge se encontraba al lado de mí y me detuvo al notar que casi me le voy encima a la tipa por llamarme así.

—Valeria, no te preocupes. Sigue en lo tuyo. Yo me encargo —la rubia me fulminó con la mirada y se retiró del lugar. Jorge se puso enfrente de mí—. Tini, ¿a qué viniste? ¿te pasó algo? —dijo en un tono preocupado. Le daré creditos por actuar tan bien enfrente de ese chico. Lo cual decía que "él" era importante. Bien, actuar es para todo el mundo.

—No, amor. Solo quería venir a visitarte...como en los días anteriores —dije inocente. Por un principio se confundió, ya después entendió.

—Pero, mi vida; hoy estoy ocupado.

—Ándale... —dije en tono de súplica.

—No, descuida. Yo puedo volver mañana. Quédate con tu hermo...con tu esposa —se corrigió el joven. Quien me desnudaba con solo la mirada lo que me hacía sentir sumamente incómoda. Jorge se percató de cómo me miraba y de alguna manera se puso furioso.

—Tienes razón, debo atender a MI esposa —otro punto para Blanco.

—Claro que cuando estés en Francia se quedará sola...en ese caso estoy a sus órdenes...

—¿Quién se va a Francia? —pregunté.

—Jorge...¿aún no te dijo? —negué con la cabeza— Pues él se va a Francia, de eso hablábamos. Le ofrecí el empleo...pero si quieres mientras él no está te hago compañía —escupía las palabras sin pena enfrente de Jorge.

—Bien, pues no acepto —dijo furioso.

—¿Seguro, Blanco?

—Seguro, ¿y podrías por favor retirarte? —señaló la puerta.

—Bien, pero tú necesitabas el dinero. Creo que tendrás que volver a trabajar de "El niñero"

—L A R G O —en cuanto el tipo cerró la puerta, Jorge volvió a mí. Estaba en problemas— ¿A qué venías?

—Yo solo...mejor explícame, ¿te irías a Francia? —se separó y fue a su sillón. Me senté frente a él— Gabriel...

—Me IRÍA, como tú has dicho.

—¿Sabes? No me sorprende... —dije cortante— Jorge —dije en tono de suspiro.

—Tini, yo... —tomó aire— la verdad...es que...no sé...

—¿Qué no sabes? —pregunté.

—¡No sé!...no sé... —dijo desesperado, me levanté y fui hacia donde él...acaricié su espalda, él me miró...la ausencia de luz en la habitación hacía que los ojos de Jorge tomaran un tono más oscuro de lo habitual, tenía los labios secos.

—¿Puedo ayudarte? —me ofrecí.

Anhelaba tanto aquellas épocas en las que Jorge y yo éramos tan felices...cuando me hacía el amor hasta el amanecer...cuando solo importabamos él y yo...todo de un día a otro se vino abajo.

—Martina... —ahora lloraba— ...yo...necesito pedirte disculpas...

------------------------




Bue...les dejo con la intriga XD

Jany

3 comentarios:

  1. Me enamore de la novela esta rebuena jajaja pero sufren mucho :'( lloro mucho jajajajaja me encanta eres super unica jany

    ResponderEliminar