viernes, 12 de diciembre de 2014

Unreflecting - Capitulo 116

Capitulo 116

"Te Amo"

Al cabo de un rato, apareció el resto de la banda y León se las ingenió para mantener a Diego alejado de Tomas durante toda la velada. Los dos amigos se bebieron sus cervezas, echaron una partida de billar y charlaron con Maxi. Broduey se mostraba algo más incómodo debido a la situación que se había creado y pasó buena parte de la noche flirteando con un grupo de admiradoras que estaban sentadas a una mesa cercana. León y Tomas siguieron conversando y comportándose como dos buenos amigos hasta que, al cabo de un rato, los chicos subieron al escenario para tocar.
Durante el resto de mi turno, tuve que soportar las miradas lánguidas de León y las miradas preocupadas de Tomas, quien, al parecer, seguía temiendo que volviera a perder los nervios. ¿Mostraba yo una expresión triste? Tomas se quedó hasta que terminé mi turno y me llevó a casa en coche, como de costumbre. Cuando nos marchamos, León se quedó en el local, charlando (demasiado animadamente) con Ludmila. Confié en que ella fuera amable con él.
Mientras subía la escalera, pensé en las miradas tristes y apasionadas que me había dirigido León
************
 Cuando me desnudé, pensé en sus cálidas manos. Cuando me puse el pijama, pensé en su musculoso cuerpo. Cuando me lavé los dientes, pensé en su olor embriagador. Cuando me metí en la cama junto a Tomas, pensé en su maravilloso y alborotado pelo y en cuánto gozaba enroscando los dedos en sus mechones. Pero lo que me mantuvo en vela, y en un estado de profundo anhelo, fueron sus labios, repitiéndome una y otra vez que me amaba.
Permanecí en mi habitación más tiempo del que la mayoría de las mujeres en mi situación se habría quedado —al menos, traté de convencerme de ello—, pero, al cabo de un rato, la fuerza de mi adicción pudo más y me levanté de la cama. Tomas no se movió. Dormía profundamente cuando salí y cerré la puerta con sigilo. Abrí la puerta de la habitación de León y, al oírme, se incorporó sobre los codos en la cama. La luz de la luna se filtraba a través de la ventana y vi que su rostro perfecto me observaba con curiosidad. En sus ojos verdes y luminosos no había asomo de cansancio. Al parecer, tampoco había podido conciliar el sueño.
Esa idea me excitó y me animó a seguir adelante. Me metí en su cama, debajo de las mantas, rodeándolo de inmediato con mis piernas. Enlacé los brazos alrededor de su cuello y oprimí todo el peso de mi cuerpo contra su pecho, obligándolo a tenderse sobre las almohadas.
—¿Estoy soñando? —murmuró, antes de oprimir mis labios contra los suyos. Me acarició la espalda y enroscó los dedos en mi cabello. Me abrazó con fuerza, besándome de forma apasionada—. Te echaba de menos —musitó contra mis labios.
—Yo también te echaba mucho de menos —murmuré.
Lo besé durante tanto rato como pude antes de que mi respiración se acelerara demasiado, y entonces me aparté. Me quité mi camiseta sin mangas y él me contempló, pasando suavemente una mano sobre mi pecho. Luego, emitiendo un suspiro profundo y reticente, preguntó:
—¿Qué haces, Violetta?
En respuesta, me apretujé contra él y lo besé en el cuello con ternura. Él dirigió la vista hacia la puerta.
—Violetta, Tomas está justo...
—Te quiero —le interrumpí—, y te he echado de menos. Hazme el amor. —Miré arrobada su fabuloso rostro, y me quité el resto de las prendas.
—Violetta...
Lo besé de nuevo y oprimí mi cuerpo desnudo contra el suyo. Él gimió bajito, correspondiendo a mis caricias con ardor. Deslicé las manos por cada palmo de su increíble cuerpo y empecé a bajarle los boxers.
—Te quiero... Hazme el amor —le susurré de nuevo al oído.
León respiraba de manera acelerada y sus ojos ardían de pasión. Miró de nuevo la puerta y luego a mí.
—¿Estás segu...?
—Estoy segura —lo interrumpí, jadeando y besándolo con avidez.
Nuestro beso se hizo más profundo cuando de pronto apartó los labios de los míos.
—Espera... —Me miró con tristeza—. No puedo.
Sorprendida, respondí:
—Ah..., pero yo sí puedo...
—Me matas, Violetta —gimió. Se rió por lo bajo—. No me refería a eso. Por supuesto que puedo, pero... —me miró fijamente—, creo que no debemos.
—Pero ¿y esta tarde? Eso fue... ¿Es que tú...? Yo... ¿No me deseas? —le pregunté, perpleja y un poco dolida.
—Desde luego que sí. —Me miró, se miró sus partes íntimas y me miró de nuevo—. Ya lo sabes. —Me sonrojé y él continuó—: Esta tarde fue la vez que... Jamás había sentido nada igual. Ni siquiera imaginaba que pudiera ser así, lo cual, dicho por mí, significa mucho. —Sonrió tímidamente y yo sonreí también.
—¿No me deseas ahora? —pregunté acariciándole la mejilla.
—Más que nada —respondió con voz ronca.
—Entonces tómame... —Lo besé de manera apasionada.
Él gimió a media voz.
—Dios, Violetta, ¿por qué haces que todo sea tan...?
—¿Duro? —murmuré, tras lo cual volví a sonrojarme mientras él se reía por lo bajinis—. Te amo, León. Siento que el tiempo se nos escapa. —Lo miré a los ojos—. No quiero desperdiciar un minuto.
Él suspiró suavemente y sonrió, sabiendo que yo había ganado.
—Para que conste, ésta es una pésima idea... —Sonreí de oreja a oreja y lo besé mientras él se colocaba sobre mí—. Vas a acabar conmigo —musitó mientras yo le quitaba por fin los boxers.
Me costó mucho hacerle el amor en silencio. Lo arañé en varias ocasiones —de hecho, los dos nos arañamos con tal fuerza que estaba segura que ambos luciríamos unos bonitos moratones—, y nos besamos con gran deseo en algunos momentos, oprimiendo nuestras bocas con fuerza para contener la intensidad de nuestra pasión. En cierto momento, poco antes de alcanzar el orgasmo, León tuvo que cubrirse la boca con la mano. La lentitud y el autocontrol que exigía nuestro deliberado intento de no hacer ruido hacían que todo fuera más intenso, y la experiencia se prolongó más de lo que imaginé que era posible. Lo cual me vino de perlas. Por mí, podía haber durado eternamente...





Ahnjdak Quiero ver sus comentarios!!!! PDT: Perdonen si hay faltas de ortografia,no me acostumbro a escribir con una mano xD

Jany

6 comentarios:

  1. wow... me encantó tu maratón, me hubiera gustado más largo, pero entiende que estás mal, espero que te recuperes muy pronto... gracias jany eres una gran escritora

    ResponderEliminar
  2. Amkajsjsbsnsamjasbdjdndndkansj pera sigo... Aksbajsuzjaskzjzjaksjdyusjalsñaapjaebjsalsb Sin palabras Jany!! Creo que ha sido la mejor semana... NO ERES LA UNICA QUE NO HA SUPERADO EL BESO #Leonetta YO LO REPITO Y REPITO Y SIGO Y SIGO LSOSJASBEBSKSIE !!
    respecto al maraton! Aksjshaisnsknss jajaja parezco loca! Pero es que fue emocionante!! Fue tierno dulce mucho amor mucha intimidad! Y violetta que decida a Leon! Lo AMA lo NECESITA lo demostro en este capitulo!! GRACIAS POR ESTA MEGA NOVELA necesitaba capitulos GRACIAS! QUE FELICIDAD!!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Porfii siguee.Esta nove y Dangerous Obsession son las mejores noves q he leido NUNCA!!Eres la MEJOR Jany!!!

    ResponderEliminar
  5. Sigue!!! Amo esta novela!! Amé el maratón <3 <3

    ResponderEliminar
  6. ame la la maratón sos la mejor jany!!!

    ResponderEliminar